Aceite de pescado para mejorar la inmunidad – ¿qué deberíamo saber de él?

Las ventajas del aceite de pescado como remedio para aumentar la inmunidad no se conocen desde hoy. La generación más antigua probablemente recuerda su sabor y olor desagradables, ya que este aceite de pescado era una de las formas más utilizadas en el hogar para fortalecer un organismo debilitado. Hoy en día, los niños tienen a su disposición esta especificidad única en varias formas, más fácil de tragar, con la adición de sustancias aromáticas y de sabor, en formas y envases atractivos. ¿Es realmente el aceite de pescado una solución para mejorar la inmunidad escasa?

¿A qué se debe la popularidad del aceite de pescado?

El aceite de pescado es una grasa líquida y bien asimilada que se obtiene del hígado de los peces de la familia del bacalao, especialmente del bacalao del Atlántico. Procede de Noruega, donde se lo ha producido durante muchos siglos, inicialmente para su uso como pomada. Los valores prosaludables del aceite de pescado no se notaron hasta los siglos XVII y XVIII. No hay duda de que este aceite de pescado es uno de los medios más eficaces para aumentar la resistencia y, en general, tiene un efecto beneficioso para la salud. De ahí su amplio uso profiláctico, que se daba comúnmente a los niños en las escuelas en los años sesenta y setenta del siglo pasado.

Los estudios realizados desde entonces han confirmado los beneficios para la salud del aceite de pescado, como resultado de su contenido único. Se trata principalmente de ácidos grasos Omega3 insaturados – EPA y DHA, así como de vitaminas A y D. Desde hace varios años, en la ola de creciente interés por las particularidades naturales que influyen en la mejora de la salud, el aceite de pescado ha experimentado un verdadero renacimiento como un medio para fortalecer la inmunidad y la condición de todo el cuerpo.

¿Qué sustancias están incluidas en la composición del aceite de pescado?

El aceite de pescado de buena calidad es, sobre todo, una fuente rica en sustancias activas valiosas, entre las que se incluyen los ácidos grasos poliinsaturados EPA y DHA del grupo Omega3, las vitaminas A, D y E, el bromo y el yodo. Gracias a estos componentes, el aceite de pescado no solo tiene un efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico y, por lo tanto, sobre el fortalecimiento del organismo debilitado, sino también sobre muchas otras funciones vitales.

Los ácidos grasos omega 3 apoyan al cerebro y al sistema nervioso al mejorar el flujo de los impulsos nerviosos, mejorando la calidad de las funciones mentales – la capacidad de concentrarse, aprender y recordar. Apoyan el sistema cardiovascular regulando el nivel de colesterol y previniendo el riesgo de enfermedades cardíacas y cardiovasculares. Junto con la vitamina A previenen enfermedades oculares como la degeneración macular.

Gracias a la vitamina D, el aceite de pescado tiene un efecto beneficioso en el desarrollo del sistema esquelético y fortalece los huesos. Vale la pena recordar que la vitamina D está presente en unos pocos productos y que muy a menudo tenemos que ver con sus deficiencias, que pueden dar lugar a enfermedades graves

En el aceite de pescado también encontramos otras sustancias, como los alquilgliceroles, que influyen en la coagulación sanguínea y en el estado de la médula ósea, así como el escualeno, que favorece el sistema inmunológico y acelera la cicatrización de la piel.

Ver también: Vitaminas para mejorar la inmunidad

¿Cada aceite de pescado es adecuado?

Aunque este término se utiliza comúnmente para cualquier grasa de pescado, debe tenerse en cuenta que el verdadero aceite de pescado original solo se deriva del bacalao. Por supuesto, otros aceites de pescado también tienen muchas sustancias activas valiosas, pero la composición de los diferentes preparados es ligeramente diferente.

El auténtico aceite de bacalao es rico en Omega3 en vitamina A y D, lo que lo hace más versátil. Por otro lado, el aceite de hígado de tiburón, debido al menor contenido de estos ácidos, y el mayor contenido de alquilgliceroles y escualeno, será una buena manera de ,sobre todo, mejorar la inmunidad escasa. También hay en el mercado aceites de otros pescados, que son principalmente proveedores de ácidos insaturados y algún tipo de sustitutos del aceite de hígado de bacalao en forma de aceite de algas o de aceite de linaza.

¿Qué vale la pena recordar a la hora de elegir el aceite de pescado?

Además de especificar el propósito para el que compramos un producto determinado, lo más importante es, por supuesto, la calidad del producto. Por lo general, un precio más bajo también significa una calidad más baja. Esto es tan importante porque, frente a la contaminación casi universal del medio ambiente, es sumamente importante el lugar de la pesca que suministren la materia prima necesaria. Es por ello que algunas personas prefieren los aceites vegetales a los aceites de pescado, temiendo por su lugar de origen. En cualquier caso, prestemos atención a las etiquetas y a la información sobre la composición del suplemento.

Normalmente elegimos el aceite de pescadocuando cuando sufrimos de inmunodeficiencia. No obstante, debe tenerse en cuenta que, al igual que en el caso de otros complementos, no deben superarse las dosis especificadas por el fabricante. El aceite de pescado contiene sustancias beneficiosas en cantidades específicas, pero si se acumulan en el cuerpo en exceso, pueden causar efectos negativos.

También deberíamos evitar el aceite en cápsulas – en general, contiene menos ácidos Omega3, que se descomponen bajo la influencia de la luz. El aceite de pescado no debe utilizarse durante todo el año, sino solo durante los períodos de mayor demanda de vitamina D y la necesidad de fortalecer el cuerpo. Por razones obvias, el aceite de pescado no se recomienda para las personas que son alérgicas a este alimento.

El equipo editorial recomienda:

  • Remedios caseros contra el resfriado
  • Medicamentos para aumentar la inmunidad

Category: DietaSalud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: admin