people 3350545 640

Cómo lidiar con el estrés, o no ceder ante la adversidad

¿Cómo lidiar con el estrés? Ciertamente no es lo más fácil, pero tampoco es imposible. Si nos sometemos a ciertos principios y los llevamos a cabo de forma coherente, sin duda nos aportará beneficios cuantificables en muchos ámbitos de la vida. No sólo hará la vida más llevadera, sino que también resultará beneficiosa para nuestra salud mental y física. Existen numerosos indicios de que el estrés es la causa de numerosas enfermedades de diversa índole.

¿Qué es el estrés?

En pocas palabras, el estrés es la reacción del cuerpo ante una situación difícil. Cuando se altera el equilibrio entre las exigencias de la situación y nuestras capacidades, el organismo se ve obligado a responder a determinados estímulos estresantes. Así, siempre hablamos de estrés cuando sentimos un malestar físico o mental como consecuencia de las circunstancias.

En el sentido físico, nos enfrentamos al estrés en el caso de, por ejemplo, una lesión, una enfermedad, una temperatura demasiado alta o demasiado baja, o un gran esfuerzo físico que supera nuestras capacidades. En el sentido psicológico , es una circunstancia traumática que provoca sufrimiento, ansiedad, miedo, depresión, ira y tensión.

Independientemente de que el origen del estrés sean factores físicos o mentales, va acompañado de ciertos fenómenos puramente fisiológicos. El cuerpo se pone en una situación de alarma, que se manifiesta por el aumento de la producción de adrenalina y cortisol, el ritmo cardíaco se acelera, la presión arterial aumenta, la respiración se acelera, la tensión muscular aumenta.

Lee más: GingeBlack

Tras esta fase, el cuerpo, en la medida de lo posible, se adapta a la nueva posición. Sin embargo, no es difícil imaginar lo extremadamente desfavorable que es la persistencia de una situación estresante durante mucho tiempo.

Tipos de estrés

 una mujer se sienta en el borde de un muelle y mira al agua

El curso de la reacción al estrés y el afrontamiento del mismo dependen enormemente de nuestra evaluación de una situación concreta. La primera fase, de carácter alarmante, que evoca un estado de excitación en el organismo y moviliza todas sus fuerzas, es básicamente la misma para todos. La segunda fase, la de resistencia, es decisiva: o bien el organismo se adapta a las nuevas circunstancias y todo vuelve a la normalidad, o bien el estrés prolongado conduce a la fase de agotamiento.

Los psicólogos y psiquiatras distinguen entre el llamado estrés bueno (eustres) y el estrés malo (dystres). La primera nos moviliza a la acción, nos permite encontrar una solución constructiva y, según muchos investigadores, permite el desarrollo personal. Por ejemplo, una persona que es capaz de utilizar el estrés para movilizar sus fuerzas mentales puede aprobar mejor un examen difícil o resolver un problema profesional. Dominar el miedo escénico antes de una actuación en público nos hará más resistentes a circunstancias similares en el futuro.

Por otro lado, si nos dejamos vencer por el dystres y no buscamos una solución positiva, la sensación de malestar y los problemas posteriores crecerán. Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de cómo manejar el estrés es crucial para mantener el equilibrio mental, e incluso la salud en el sentido físico.

Estrés: síntomas de una situación de estrés crónico

Un estado de tensión a corto plazo no es inusual, e incluso, como ya se ha mencionado, puede ser activador y promover un mejor resultado en alguna actividad. Sin embargo, el estrés a largo plazo conlleva toda una serie de complicaciones y efectos negativos para la salud. Los procesos desfavorables tienen lugar en todo el organismo, causando síntomas molestos, y pueden contribuir además al desarrollo de enfermedades peligrosas:

  • la hipertensión,
  • enfermedades del corazón y del sistema circulatorio,
  • la diabetes,
  • trastornos digestivos crónicos,
  • osteoporosis,
  • problemas dermatológicos.

La respuesta de los sistemas individuales es la siguiente:

Sistema nervioso

Estimula la producción de adrenalina y cortisol, lo que provoca problemas de sueño, ansiedad, irritabilidad, depresión, disminución del estado de ánimo, trastornos del apetito y suele ir acompañado de dolores de cabeza persistentes.

Sistema cardiovascular

El corazón trabaja mucho más rápido, la presión arterial aumenta, lo que puede llevar a su nivel permanente y aumentado, es decir, a la enfermedad hipertensiva, al infarto o al derrame cerebral.

Sistema respiratorio

Una respiración más rápida y, en consecuencia, una ventilación más intensa de los pulmones, puede desencadenar ataques de pánico incontrolables.

Sistema musculoesquelético

El sistema musculoesquelético también está sometido a una tensión adicional a través del aumento de la tensión muscular, que se manifiesta a través de dolores de cabeza y otras partes del cuerpo, espasmos musculares.

El sistema digestivo

Aparentemente alejado de los factores de estrés, muy a menudo reacciona con trastornos metabólicos, que se manifiestan en forma de náuseas y vómitos, diarrea o estreñimiento.

Sistema endocrino

Reacciona con un aumento de la secreción de adrenalina y cortisol, que puede dar lugar a una serie de síntomas de la enfermedad.

Sistema inmunitario

Bajo la influencia de grandes cantidades de cortisol se debilita, dando lugar a infecciones o incluso al cáncer y a la exacerbación de enfermedades existentes.

Sistema reproductivo

El estrés excesivo afecta al funcionamiento de todo el sistema, a la capacidad de reproducción, al deseo sexual, al ciclo menstrual, a la capacidad de erección.

Causas del estrés

 Un hombre nervioso trabajando en su portátil

Latensión nerviosa es inherente a nuestras vidas, especialmente en los tiempos actuales, llenos de peligros. Las prisas constantes, el exceso de responsabilidades, el estrés en el trabajo, la sensación de soledad, las inevitables tragedias y problemas personales y, por último, la pandemia, que ha provocado recientemente el aislamiento social, desencadenan emociones negativas y hacen que nos enfrentemos cada vez peor a la vida cotidiana.

El estrés se convierte en un factor negativo con consecuencias devastadoras si se prolonga y conduce a una fase de agotamiento. En muchos casos se debe a acontecimientos fortuitos que escapan a nuestro control: la muerte de un ser querido, una separación, un despido o un descenso de categoría en el trabajo, la quiebra de una empresa, etc.

A veces, sin embargo, los altos niveles de estrés son el resultado de un mal juicio, cuando, por ejemplo, exageramos un problema o interpretamos circunstancias normales como una amenaza potencial. Entonces vale la pena considerar si, por ejemplo, un pequeño fracaso es realmente un desastre, un mal humor del jefe significa que nos va a despedir, y una pequeña indisposición es un signo de cáncer.

Cada persona tiene un nivel diferente de resistencia al estrés y lo que para algunos es un reto que activa a la acción, para otros puede ser un problema imposible de resolver. Sin embargo, se pueden aprender ciertas reacciones y comportamientos para evaluar más objetivamente las dificultades y minimizar la tensión.

Hay, por supuesto, eventos aleatorios que son irreversibles y que están más allá de nuestra capacidad para resolver el problema. Entre ellas, la pérdida de un ser querido, la experiencia de la violencia, una ruptura, entre otras. Pero incluso así podemos reducir los efectos del estrés. La solución entonces no es luchar para mejorar la situación, sino aceptar el evento y experimentar las emociones asociadas a él. Cuanto más nos detengamos y analicemos lo ocurrido, más durará el dolor y la tristeza.

Cómo superar el estrés – formas de afrontarlo

Lo mejor sería actuar de forma integral, utilizando todas las formas recomendadas por los especialistas para tratar el estrés. Algunos de ellos pueden parecer triviales y sin relación con los estados de tensión que sentimos, pero, en contra de las apariencias, afectan al funcionamiento de todo el organismo, incluidos el sistema nervioso y la psique.

En primer lugar, la vida sana

Consiste principalmente en una dieta adecuada y equilibrada, que contenga todos los nutrientes necesarios, abundante en vitaminas (principalmente del grupo B) y minerales como el magnesio, el potasio, el zinc, el calcio y, por último, ácidos grasos insaturados.

Dormir bien y equilibrar las proporciones entre el trabajo y el descanso es muy importante para la condición mental. La actividad física, preferiblemente sistemática, desempeña un gran papel, ya que permite aliviar las emociones y mejorar el estado de ánimo, por no mencionar otros beneficios para la salud.

En segundo lugar, el control mental

No debemos atormentarnos pensando constantemente en el problema que es fuente de estrés. Debemos aprender la auto-observación, que implica mirarnos a nosotros mismos como si fuéramos un espectador externo. Comprendernos a nosotros mismos, darnos cuenta de nuestras propias emociones y comportamientos, nos permitirá controlarlos y, en consecuencia, cambiarlos gradualmente. Esto es, a su vez, un buen paso para lograr el equilibrio y el distanciamiento de las dificultades que encontramos.

En tercer lugar, la gestión del tiempo

La tensión nerviosa nos acompaña a cada paso, es más, se debe en gran medida a la presión del tiempo. Vivimos más rápido e intensamente, tenemos muchas cosas que hacer, trabajamos más y menos tiempo para nosotros, la familia y los amigos. Este estado de cosas no sólo no es propicio para mantener el equilibrio espiritual, sino que en realidad provoca emociones extremas. Debemos aprender a gestionar nuestro tiempo, dividiéndolo equitativamente entre el trabajo y el descanso, los asuntos profesionales y los personales.

En cuarto lugar, el ejercicio

En situaciones que requieren una intervención urgente, cuando la tensión se hace insoportable, utilicemos ejercicios conocidos y probados desde hace tiempo. Hay muchos, y son tan poco complicados que pueden hacerse no sólo en casa, sino también en el trabajo.

Cómo lidiar con el estrés: sencillas técnicas de relajación

 una mujer camina por un campo de girasoles

Sacudir la tensión

Ponte de pie con los brazos bajados a lo largo del torso. Inhala por la nariz, levantando los hombros y los brazos al mismo tiempo. Mantenga el aire durante un rato y sacuda los hombros con fuerza mientras exhala.

Relajación del cuerpo

Túmbate o siéntate cómodamente con las manos detrás de la cabeza. Dobla los codos, endereza las piernas, incluyendo las puntas de los dedos, y flexiona los músculos. Toma aire, luego aprieta el vientre y aguanta la respiración durante unos segundos. Deja salir el aire lentamente mientras relajas todos los músculos y entras en la relajación. Ahora estírate todo lo que puedas mientras te repites a ti mismo: “Estoy tranquilo, relajado y con energía”.

Estiramiento

Esto puede hacerse de pie, sentado o tumbado. Estira las distintas partes del músculo como si estuvieras estirando. Bostezo al mismo tiempo.

Liberar la tensión muscular

Coloca los pies separados a la altura de las caderas, levanta los brazos y agita las manos como si movieras una rama al viento hasta que se alivie la tensión muscular.

Para uso sistemático

Cuando realizamos una acción cotidiana, como desayunar, nos centramos exclusivamente en ella y en las sensaciones resultantes. No se me ocurre nada más.

En cada oportunidad que tenemos sonreímos o, mejor aún, nos reímos. La risa no sólo mejora el estado de ánimo al reducir los niveles de cortisol, sino que también ejercita los músculos del diafragma y beneficia la salud física.

Suplementos dietéticos para el estrés

Considere la posibilidad de utilizar preparados a base de sustancias naturales, que contienen principalmente los llamados adaptógenos vegetales. Restablecen el equilibrio y la estabilidad de todos los órganos y sistemas al eliminar el estrés en su sentido más amplio. Gracias a estas propiedades, los suplementos, como las píldoras de múltiples ingredientes para el estrés Restilenayudan a aumentar la resistencia a las situaciones de estrés y a minimizar los efectos de la tensión nerviosa.

Más información sobre el Restilen, que reduce el estrés y restablece la paz interior

 Restilen
Fuentes:
  • https://www.medicalnewstoday.com/articles/145855
  • https://www.healthline.com/health/stress/effects-on-body
  • https://www.webmd.com/balance/guide/all-stressed-out
  • https://www.healthline.com/nutrition/16-ways-relieve-stress-anxiety

Category: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: admin