Enfermedad de Hashimoto – síntomas, tratamiento, dieta

La glándula tiroides juega un papel clave en el funcionamiento de todo el cuerpo. Los procesos hormonales, el metabolismo adecuado, la frecuencia cardíaca, el estado de ánimo y la condición de la piel dependen de esta glándula.. Cuando la tiroides falla, los efectos de esto se sienten en el funcionamiento de casi todos los órganos. Desafortunadamente, a veces este importante órgano falla, y una de las enfermedades más comunes que lo afectan es la enfermedad de Hashimoto.

¿Qué es la enfermedad de Hashimoto?

También conocida como inflamación linfocítica crónica de la glándula tiroides, fue descrita por primera vez a principios del siglo XX por un médico japonés que le puso su nombre. Es una enfermedad autoinmune, lo que significa que como resultado de desórdenes el sistema inmune destruye sus propias células, resultando en hipotiroidismo. Otras enfermedades autoinmunes, también llamadas enfermedades autoagresivas, incluyen la diabetes tipo 1, durante la cual se dañan las células pancreáticas responsables de la producción de insulina, la esclerosis múltiple, el lupus o la enfermedad de Basedow.

La enfermedad de Hashimoto suele ser progresiva – el hipotiroidismo aumenta y a menudo se asocia con cambios en el tamaño de la tiroides, por lo general su agrandamiento. A veces, sin embargo, la enfermedad no se desarrolla, e incluso se observan remisiones, es decir, disminución de los cambios inflamatorios y de los anticuerpos. Este último es generalmente el caso cuando la enfermedad se asoció con factores ambientales. Esta enfermedad afecta con mayor frecuencia a las mujeres que tienen más de 40 años.

Enfermedad de Hashimoto – síntomas

Los síntomas de la tiroiditis linfocítica pueden ser muy diferentes y, especialmente en la primera etapa, pueden no presentarse en absoluto. Además, si aparecen algunos síntomas, se deben al hipotiroidismo y no a la enfermedad de Hashimoto en sí. Un diagnóstico adecuado solo es posible después de que se hayan realizado pruebas de laboratorio especializadas, incluida la concentración de anticuerpos de aTPO. También se utilizan ultrasonidos y exámenes histopatológicos.

¿Qué debería llamarnos la atención?

Si nos acompañan síntomas tales como:

  • sensación de cansancio y debilidad, somnolencia y apatía;
  • problemas de concentración, ralentización motora y mental;
  • inestabilidad emocional, tendencia a la depresión;
  • aumento de peso injustificado;
  • constante sensación de frío;
  • trastornos menstruales;
  • problemas en la piel y el cabello (piel pálida y seca, cabello quebradizo y caída);
  • agrandamiento de la glándula tiroides, hinchazón de la cara o del cuello;

definitivamente deberíamos aprovechar el consejo de un médico. Estos fenómenos indican muy frecuentemente problemas con la glándula tiroides. Además, el hipotiroidismo causado por la enfermedad de Hashimoto puede llevar a la hipertrofia del corazón, lo que puede resultar en insuficiencia circulatoria, acumulación de líquido en el saco pericárdico o en la cavidad abdominal, problemas respiratorios, debilidad muscular, problemas digestivos, cambios en la mucosa del estómago, trastornos menstruales, debilidad o pérdida de oído.

Enfermedad de Hashimoto – tratamiento

Después de realizar las pruebas hormonales y el diagnóstico necesarios, se tratan los efectos de la enfermedad, es decir, el hipotiroidismo, ya que no existe un tratamiento eficaz para la enfermedad de Hashimoto. La terapia se basa en la administración de hormonas tiroideas, principalmente productos farmacéuticos a base de levotiroxina, una sustancia sintética que imita a las hormonas tiroideas, un estilo de vida saludable y una dieta adecuada, y el alivio de los síntomas del hipotiroidismo.

En el caso de problemas leves con la glándula tiroides, que no requieren intervención médica, uno puede buscar suplementos dietéticos que apoyen la salud de la glándula tiroides y mejoren su funcionamiento. Una de ellas es, por ejemplo, Thyrolin que contiene una composición de ingredientes vegetales, vitaminas y minerales, que no solo ayuda a la glándula tiroides, sino que también fortalece el cuerpo, restablece el equilibrio hormonal y mejora el metabolismo.

Enfermedad de Hashimoto – la dieta que debemos seguir

La dieta es esencial para aliviar los síntomas e incluso las remisiones de enfermedades, sobre todo porque, como se ha demostrado científicamente, la mayoría de las enfermedades tienen su origen en los intestinos. Además, son precisamente los trastornos intestinales la causa más probable de enfermedades autoinmunes, ya que la membrana mucosa de los intestinos contiene alrededor del 80% de las células del sistema inmunitario.

Entonces, ¿qué deben comer las personas con tiroiditis linfocítica?

En primer lugar, productos ricos en fibra. En el caso de esta enfermedad intestinal, los intestinos trabajan más lentamente, mientras que la fibra estimula su peristaltismo, elimina las toxinas del cuerpo, aumenta la sensación de saciedad. Esta sustancia extremadamente útil puede encontrarse en productos de cereales integrales, remolachas, zanahorias y otras verduras, manzanas, plátanos y otras frutas, especialmente las de bajo contenido de azúcar.

En segundo lugar, las proteínas, pero no en todas sus formas. Se recomienda carne, huevos, pescado, mariscos, legumbres, quesos de cabra y oveja. Sin embargo, la leche de vaca y los productos lácteos deben evitarse, especialmente porque la enfermedad de Hashimoto suele ir acompañada de intolerancia a la lactosa.

En tercer lugar, los carbohidratos buenos, no son los llamados azúcares simples, que se encuentran en los dulces como caramelos o barras, pero los carbohidratos complejos que se obtienen, por ejemplo, de los cereales, el arroz, las patatas, la pasta, las legumbres y otras frutas y hortalizas.

¿Qué se debe evitar?

Se recomienda limitar el consumo de las llamadas plantas crucíferas, es decir, coles, coles de Bruselas, coliflores, brócoli, col rizada, rábanos, sémola y nueces. Contienen compuestos químicos que se unen al yodo. Cuando se trata de estas verduras, hay que cocinarlas en una olla abierta, y luego las sustancias nocivas escapan.

Se debe evitar la soja y los alimentos que la contengan, incluidos los embutidos preparados, ya que la soja tiene un efecto adverso en la glándula tiroides enferma.

En caso de intolerancia a la lactosa, renunciar a la leche y los productos lácteos, en caso de intolerancia al gluten, retirar del menú todos los productos a base de cereales.

Definitivamente excluimos los alimentos altamente procesados, el alcohol, el café fuerte y el té, reducimos el azúcar al mínimo o incluso lo reemplazamos por edulcorantes, evitamos los dulces.

En general, la dieta para la enfermedad de Hashimoto debe ser variada, el menú debe ser rico en nutrientes, pero, al mismo tiempo, debe aliviar la inflamación sin causar complicaciones digestivas. La dieta más recomendada parece estar cerca a la del Mediterráneo, basada en verduras, frutas, pescado y crustáceos, aceite de buena calidad y agua.

Enfermedad de Hashimoto – síntomas, tratamiento, dieta
10 (200%) 1 vote

Category: Salud

2 comments

  1. Acabo de volver con un diagnóstico de un médico – Hashimoto. Francamente, estoy un poco asustada, pero por otro lado es bueno saber finalmente la razón del mal humor o engordar sin ninguna razón. Me dieron medicamentos y tengo una dieta recomendada. Pero, ¿ me ayudará todo eso?

  2. Te ayudará. Los medicamentos y el cambio de dieta definitivamente me ayudaron. La enfermedad no es una molestia en absoluto si usted se cuida regularmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: admin