Cobre y zinc para el cabello: ¿por qué seguir una dieta rica en estos dos elementos?

El cobre y el zinc juegan un papel muy importante en nuestro cuerpo, y su deficiencia puede, entre otras cosas, afectar negativamente la salud y condición de nuestro cabello. Aprende cómo funcionan el zinc y el cobre en tu cabello, cuáles son los síntomas de su deficiencia y cómo proporcionarle a tu cuerpo suficientes elementos de este tipo.

Cobre en el cuerpo – ¿de qué es responsable?

Poco se dice sobre el cobre en términos de salud, aunque deberíamos prestarle un poco más de atención. Este elemento realiza una serie de tareas importantes para nuestra salud, entre otras:

  • está involucrado en el proceso de transportar oxígeno a las células de todo el cuerpo,
  • apoya el sistema circulatorio,
  • mejora la absorbibilidad del hierro,
  • contrarresta la anemia,
  • afecta el buen funcionamiento del esqueleto, del sistema nervioso y del cerebro,
  • ayuda a eliminar las bacterias en el cuerpo.

Cobre en el cabello – ¿cómo funciona?

El cobre también juega un papel importante para nuestro cabello. Participa en el proceso de producción del pigmento de la piel, es decir, la melanina, influyendo así en el mantenimiento de un color fuerte, saturado y saludable del cabello. Además, el cobre es responsable del nivel de elasticidad del cabello, lo que influye en su fuerza y condición. Las personas con una falta de cobre en sus cuerpos a menudo tienen problemas con cabello débil, demasiado delicado, difícil de peinar, con rajaduras o canas.

Deficiencia de cobre – ¿cómo se manifiesta?

La deficiencia de cobre puede afectar adversamente nuestro sistema inmunológico y puede contribuir a aumentar la susceptibilidad a infecciones y enfermedades. Puede debilitar los huesos y los vasos sanguíneos, provocar anemia y causar insuficiencia cardíaca. Además, la deficiencia de cobre puede manifestarse en entumecimiento de las extremidades, hormigueo, disminución de la atención y problemas de memoria.

El cobre en los alimentos – ¿dónde buscarlo?

Se pueden encontrar grandes cantidades de cobre en los granos, por ejemplo en semillas de girasol, así como en legumbres, nueces, copos y salvado y otros productos de granos enteros. La rica fuente de cobre es también el hígado y los mariscos, el pescado, las verduras de hoja, el cacao.

El zinc y su papel en el cuerpo

El zinc es un elemento esencial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Está involucrado en muchos procesos importantes, entre otros:

  • en la división celular,
  • en la síntesis de proteínas, RNA y DNA,
  • en el metabolismo de los carbohidratos y las grasas.

El zinc también tiene un impacto significativo en el sistema inmunológico del cuerpo y es esencial para el funcionamiento adecuado de los sistemas sexual y óseo, así como de la piel, el cabello y las uñas.

Zinc en el cabello

El papel del zinc en nuestro cabello es invaluable porque regula los procesos de construcción del cabello. El zinc determina el crecimiento y desarrollo adecuado del cabello. Influye en la velocidad de división de las células ciliadas, “activa” la cantidad adecuada de enzimas necesarias para producir proteínas capilares a través de la matriz capilar y se encarga de suministrar la cantidad adecuada de queratina al cabello.

Síntomas de deficiencia de zinc

La insuficiencia de zinc en el cuerpo a menudo produce síntomas en forma de deterioro del estado de la piel, el cabello y las uñas. Las heridas sanan largas y duras, la frecuencia de las enfermedades de la piel aumenta, se produce una sequedad excesiva de la piel. Las uñas se vuelven quebradizas e insalubres, aparecen decoloraciones blancas en ellas. El cabello se vuelve débil, delgado y opaco. La pérdida de cabello también aumenta.

La deficiencia de zinc en el cuerpo también puede manifestarse en una disminución de la inmunidad, un crecimiento y desarrollo más lento (en niños y adolescentes), un proceso de envejecimiento acelerado, falta de apetito, alteraciones del sentido del gusto y el olfato, fatiga frecuente, estados depresivos, disminución de la concentración, trastornos hormonales, anemia.

Zinc – ¿en qué productos alimenticios aparece?

El zinc es muy común en los alimentos, y las mejores fuentes de zinc son los huevos, la carne, el pescado, las nueces, las almendras y los granos (por ejemplo, el ajonjolí y la calabaza). También se pueden encontrar grandes cantidades de este elemento en: salvado, copos y gérmenes de cereales, tomates, perejil, col, brócoli, ajo, legumbres, arroz salvaje.

Cobre y zinc para el cabello – ¿cómo se usa?

Pérdida de cabello, calvicie, canas, cabello fino y fino, color opaco y opaco y falta de brillo natural, puntas abiertas, problemas de peinado, todo lo cual puede estar relacionado con una deficiencia de zinc o cobre (o ambos) en el cuerpo. Para contrarrestar esto, se recomienda una dieta rica en productos que contengan cobre y zinc.

También podemos utilizar preparados vitamínico-minerales adecuados. Grandes cantidades de zinc y cobre se pueden encontrar, entre otros, en Profolan – el producto anticaída más rico en cuanto a su composición.

Category: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: admin